y tú, ¿te atreves?

viernes, 3 de abril de 2009

El baño sin puerta

Segunda parte de mi regalo para ~ GULEM
Parte I - II - III
...

- Por cierto, el aseo del pasillo está roto. Tendrás que ducharte en el de mis padres.

- ¿El que está en la habitación de tus padres? ¿el que no tiene puerta?

- Así es. Pero no te preocupes, que no van a entrar. Les he dicho que ibas a ducharte. No te van a violar.

Se me acababan de disipar todos mis pensamientos obscenos, los proyectos para mi ducha se habían vaciado igual que una bañera cuando se retira el tapón. Siempre que me duchaba en su casa para dormir, aprovechaba para descargar mi pasión y volver a su habitación más relajado. En la ducha, daba rienda suelta a mi imaginación, terminando siempre de la misma manera. Entonces ducha y a la cama. Pero hoy no podría ser. No en un baño sin puerta donde ocultar mi onanismo desenfrenado. No se me ocurrieron excusas para evitar la ducha, por lo que me encaminé a la habitación de sus padres.


Terminaba de aclararme el champú cuando escuché a su padre desde la puerta de la habitación. Me preguntó si podía pasar, y no pude negarme. Quería ducharse y me preguntó si le importaba que se empezara a duchar mientras yo me secaba. Quería ducharse rápidamente. No me acordaba que su padre trabajaba en horario nocturno. Empezaba en menos de una hora. No podía negarme. Estaba en su casa, en su habitación, en su baño. Salí de la ducha empapado, ofreciéndole la ducha y cogiendo la toalla que había puesto sobre el lavabo unos minutos antes. Su padre ya se estaba desnudando. He de reconocer que no me lo imaginaba así. Lo conocía de hace unos cuantos años. A pesar del tiempo que lo conocía, jamás lo había visto sin camisa, y mucho menos desnudo. Me sorprendió lo que vi. Tenía un cuerpo de escándalo. Rondaría los 36 ó 37 años, pero sin nada que envidiar a los de 20 ó 30. ¿Cómo no me había fijado antes? Estaba bueno, estaba muy bueno. Supongo que su profesión le obligaba a mantenerse en forma, y de que manera. Tenía los abdominales perfectamente marcados, lo que se dice el six pack completo. El pecho era puro músculo, marcados por años de trabajo en el gimnasio. Los brazos anchos al igual que su espalda…. Vamos, que estaba macizo. La toalla se recreaba por mi cuerpo, ralentizando todo lo posible el secarme. Quería estar un poco más en aquel aseo. Deseaba verlo desnudo. Ver el tamaño de su hombría, observar si todo era de las mismas proporciones. No tardó en satisfacer mi curiosidad. Sin darme cuenta, ya se había quitado los pantalones. Se estaba dando espuma de afeitar, frente al espejo, solo vestido con unos slips de color beige. Éstos eran un poco más grandes, entre slips y boxer. Marcaban todo lo que tocaban, se ajustaban a su piel, dibujando la silueta de su cuerpo, de su hombría. Mi fantasía se estaba disparando… mis atributos se estaban despertando… lenta pero inevitablemente mi cuerpo se encendía de pasión… observaba su slip, le observaba atentamente, mirando fijamente sus partes más intimas, sus partes más apretadas en ese momento. El placer de mi vista y la libertad de mi desnudo levantó todos mis ánimos, despertó mi fantasía multiplicando las pulsaciones de lujuria. Durante un instante, me pareció que también me miraba, pero fue solo un instante. O quizás solo fuera mi imaginación. Me entró pánico, o vergüenza, o pudor. El caso es que me despedí apresudaramente, sin siquiera ponerme la ropa interior y me encaminé hacia la habitación. ´

1 comentario:

~ GULEM dijo...

oju que intriga ya quiero la tercera parte decirte que esta ya no la vi porque me fui el 30 de marzo y no volvi hasta julio me esta gustando mucho besitos

Related Posts with Thumbnails
Related Posts with Thumbnails
 

blogger templates | Make Money Online